Preguntas Frecuentes

¿Qué es la antroposofía?

Significa “ciencia del ser humano”. Si hasta ahora el ser humano encaró la vida mirando hacia la Tierra, mirando su propia vida y considerándola desde lo que podemos saber y conocer a través de las ciencias naturales, ahora llegó el momento para la humanidad de poder erguirse en conciencia individual, y poder comprender que todo lo que hay en la tierra y todo lo que acontece está íntimamente ligado y entrelazado con el Cosmos entero. La antroposofía nos permite comprender cómo en cada reino de la naturaleza uno puede descubrir los ritmos del Cosmos. Y como todo está en evolución, la humanidad entera, el ser humano individual, la naturaleza entera, la tierra entera, el cosmos entero se encuentran en un gran proceso evolutivo.

¿Quién es Rudolf Steiner?

Sobre Rudolf Steiner: (1861-1925) Austríaco. Doctor en Ciencias Naturales, ciéntifico, pensador. Autor de una prolífica obra de contenido espiritual que se conoce como antroposofía.

De la obra de Rudolf Steiner parten los impulsos renovadores para todos los ámbitos de la cultura: Fue fundador de la Medicina Antroposófica, La pedagogía Waldorf, la Agricultura Biodinámca, el arte de la formación del habla y el arte del movimiento: euritmia.

Al momento de su muerte había escrito 70 libros y obras menores y pronunciado 6000 conferencias en diversos países.

Un día en la Comunidad Waldorf del sur: Jardín y primaria.

Al entrar a la escuela nuestros niños son recibidos por una de las maestras quien los saluda amorosamente, con voz suave, mencionando su nombre y mirándolos a los ojos. Los espera un ambiente cálido y hogareño con paredes pintadas en colores pastel, cortinas mullidas, sillas y mesas de madera. En las estanterías se ven apilados pequeños telares de los niños llenos de colores, pinturas, pastas a base de cera natural y ovillos de lana. Móviles hechos por los niños de acuerdo a la estación del año. Juguetes, material de estudio, mobiliario y materiales tomados de la naturaleza, a disposición del niño para reconocerla y amarla. El salón, diseñado con amor proporciona a los niños el cobijo y el estado de seguridad que necesitan para desplegar su ser.

¿Cómo es un día en El jardín?

El juego libre ocupa gran tiempo de la jornada. Los juguetes del jardín están hechos de materiales naturales que estimulan los sentidos y están concebidos de tal manera que no tienen una forma completa, dando cabida a la fantasía y la propia imaginación del niño. Cuanto más simple sea un juguete, más diverso será su uso: un vellón de lana puede ser una oveja, un conejo, o nieve.

Los niños construyen casas a partir de telas de colores y bastidores de madera; se disfrazan y se vuelven madres y padres, reyes y reinas, jugando imitan el mundo de los adultos. Con canciones, cuentos, poemas y rondas aprenden a disfrutar de un lenguaje rico y diferenciado, y acompañan los ritmos del día, la semana, y los cambios de estaciones del año.

Los niños de 3 a 6 años comparten juntos su día a día. Los mayores ayudan a los más pequeños, aprenden a ver que no todos tienen las mismas capacidades y a comprenderlos; los pequeños admiran a los mayores y los imitan en su afán de ser como ellos algún día

Los niños imitan a las maestras en sus actividades y realizan quehaceres útiles: cocinan, hacen pan y cortan las frutas y hortalizas  para una merienda sana, cultivan la huerta, hacen manualidades, pintan, dibujan y modelan, lavan y ponen las cosas en su lugar. Así experimentan el sentido del trabajo humano y lo recrean. Involucrarse totalmente en este tipo de actividades es la mejor preparación del niño para la vida. Desarrolla las capacidades de concentración, el interés, y el amor por aprender.

A lo largo del día se intercalan las actividades expansivas y las de concentración: son escogidas cuidadosamente por los docentes para enseñar un conocimiento o destreza en concreto, actividades donde los niños además trabajan en equipo, aprenden a tener paciencia, a esperar turnos, a ser respetuosos con sus compañeros, con su maestra y con los materiales. El desarrollo de la motricidad gruesa y fina se estimula a través de versos, canciones y juegos con las manos. El tejido con los dedos y  el telar  invita a los preescolares a preparase para la lecto-escritura. Los niños no dejan de salir al patio ni un solo día, ni la lluvia, el viento o calor lo impide. Troncos, piedras, ramas, la casita de madera, tocar tierra y las sustancias naturales, todo esto se convierte en el material ideal para el juego y para este aprendizaje tan importante

Le sigue la hora del almuerzo. A los niños se les ofrece un rico y sano almuerzo ecológico en el que ellos han participado de la elaboración: Guisito de mijo, pan de centeno, fruta… Previamente han recogido entre todos los juguetes, han dispuesto todo en su lugar y ordenado los materiales. Se han lavado las manos y todos juntos han colaborado en la preparación del almuerzo y han puesto juntos la mesa. A continuación y finalizada la tarea del día llega, el relato de un cuento. Allí todos los niños y las niñas son invitados a ser príncipes y princesas de su reino y encontrarse consigo mismos y los demás a través de sus talentos más profundos y particulares.

Así transcurre a resumidas cuentas un día en el Jardín de Comunidad Waldorf del Sur

“Como la flor anuncia al fruto, así la niñez del hombre es la promesa de su vida futura.” Rudolf Steiner

¿Cómo es un día en la escuela primaria?

El día comienza con una ronda entre niños, padres y maestros cantando una canción que corresponde a la estación del año y luego de la cual se transmiten las novedades del día.

La mañana está dividida en varios momentos que marcan el ritmo de la escuela primaria.

Al llegar se realiza la rítmica, que es el momento en que se “despierta” al cuerpo y a la voluntad por medio de juegos, canciones y poesías que siempre están relacionadas con el tema epocal.

Luego de la rítmica y ya más despiertos comienza el bloque cognitivo: El programa está especialmente diseñado para combinar armónicamente, actividades artísticas y prácticas con materias curriculares como matemática, lengua o ciencias sociales de acuerdo al momento evolutivo del niño.  Cada cuaderno es una obra de arte y todos somos artistas: lo primero que los niños hacen al comenzar con una actividad es una guarda que enmarcará el trabajo del día.

Al finalizar esta etapa cognitiva llega un momento muy importante: LA NARRATIVA. De acuerdo a la edad de los niños, escuchan relatos que se relacionan íntimamente con lo que están vivenciando internamente ayudándolos a avanzar con seguridad.

Luego llega la merienda, todos juntos, niños y maestros, sentados en el salón de clase se alimentan con un fruto diferente de la tierra continuando con una alimentación saludable (frutas, cereales, verduras, frutos secos) y agradecen a la tierra este alimento que la naturaleza brinda.

En el recreo los niños corren, trepan árboles, saltan a la soga, chapotean en el barro…

Para concluir el día tienen alguna actividad especial: acuarelas, labores, música, gimnasia, euritmia o huerta. Cada uno de los profesores de actividades especiales acompañan desde su espacio el contenido cognitivo que se está abordando para que los niños logren llegar a un saber más completo y que siempre los estará esperando cuando ellos lo necesiten.

 “Cuando un niño relaciona lo que aprende con sus propias experiencias, su interés vital se despierta, su memoria se activa y lo aprendido se vuelve suyo”